Con la finalidad de mejorar su experiencia de
navegación esta web contiene cookies.
Más información
Gestionar Cookies Cerrar

Procesos de Gestión Administrativa - (PGA)

Profesores Técnicos de Formación Profesional

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
PGA > Gestión Comercial > Productos financieros protegidos en caso de quiebra o insolvencia del sistema
Productos financieros protegidos en caso de quiebra o insolvencia del sistema Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

Las cuentas corrientes, de ahorro y los depósitos cuentan con una protección económica por parte del Fondo de Garantía de Depósitos cuyo límite es de 100.000 € por persona y entidad

En caso de quiebra o insolvencia de un banco o caja de ahorros, hay productos que están más protegidos que otros. Cuentan con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos para proteger el ahorro, las cuentas y los depósitos, con un límite 100.000 euros por persona y entidad. En cambio otros, como los pagarés bancarios, las participaciones preferentes y los derivados de la renta variable, quedan desprotegidos.

Los fondos de inversión y planes de pensiones, las entidades gestoras y depositarias están separadas para evitar que una quiebra pueda afectarles.

Están cubiertos por el Fondo de Garantía los siguientes productos financieros:

El dinero confiado en cuentas corrientes, cuentas de ahorros o depósitos a plazo fijo está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos. En caso de insolvencia o quiebra de una entidad, el Fondo de Garantía de Depósitos asegura a los clientes de las entidades la recuperación de sus depósitos (cuentas corrientes o de ahorro, imposiciones a plazo...) hasta un máximo de 100.000 euros por titular y entidad.

Este aval es principalmente para entidades españolas, algunas entidades extranjeras europeas con sucursal en España están acogidas al Fondo de Garantía de su país de origen, que se protegerá un capital que nunca será inferior a 50.000 euros.

Los ahorradores que excedan de estos límites de garantía, una solución puede ser diversificar sus ahorros a través de varias entidades o contratar alguno de estos productos para al menos dos titulares, en función del saldo disponible.

Están exentos de esta protección económica los siguientes productos financieros:

Como norma general, los productos financieros de renta variable y algunos de renta fija (pagarés bancarios) están desprotegidos de esta protección económica ante la posibilidad de una falta de liquidez por parte de la entidad emisora del producto Es muy importante leer el articulado del contrato del producto financiero).

  • Pagarés: este producto de renta fija suelen ofrecer una rentabilidad superior a otros productos financieros. Si un banco o caja de ahorros quebrase, los inversores perderían todo su capital depositado a plazo.
  • Participaciones preferentes: este controvertido producto financiero tampoco está cubierto por el Fondo, por lo que, si la entidad financiera quebrase, sus suscriptores no podrían recuperar su capital invertido.
  • Fondos de inversión, plan de pensiones: no están garantizados por este fondo de protección, aunque sus titulares cuentan con otros mecanismos para salvaguardar sus ahorros. Para estos productos financieros hay una separación entre la entidad que gestiona el fondo o plan y la depositaria para evitar que una quiebra pueda afectar a los titulares de estos artículos financieros.
  • Renta variable: las inversiones en Bolsa, ventas a crédito, warrants... quedan fuera de la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, ya que se rigen por la cotización de sus precios en los mercados bursátiles, nacionales e internacionales. Sin embargo, si las entidades que cotizan en Bolsa quebrasen, sus accionistas podrían perder parte o todo su dinero invertido debido a que sus acciones reducirían su valor o se desplomarían hasta precios testimoniales.

No les afecta esta protección económica a los siguientes productos financieros:

  • Hipotecas o préstamos: el Fondo de Garantía de Depósitos no afectaría a ninguna de estas vías de financiación, ya que de ocurrir la quiebra o insolvencia de una entidad, el saldo de sus titulares sería el mismo que con la situación bancaria anterior, por lo que se seguiría teniendo que pagar dichas obligaciones, aunque muy probablemente a otra entidad que adsorbería dichos activos económicos bancarios.