Con la finalidad de mejorar su experiencia de
navegación esta web contiene cookies.
Más información
Gestionar Cookies Cerrar

Procesos de Gestión Administrativa - (PGA)

Profesores Técnicos de Formación Profesional

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
PGA > Nóminas > IRPF Prestaciones por Desempleo
IRPF Prestaciones por Desempleo Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

Desempleados hacer o no hacer la Declaración de la Renta

Las prestaciones por desempleo se consideran rendimientos íntegros del trabajo y, como tales, hay que declararlas, pero en función de las cantidades cobradas durante el año y del número de pagadores, el hecho de saldar cuentas con Hacienda será un acto voluntario o ineludible.

La Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece en qué casos los contribuyentes están exentos y obligados a presentar la Declaración. La obligatoriedad está en función de los ingresos procedentes de los rendimientos del trabajo, es decir, los ciudadanos que hayan percibido durante 2010 rentas superiores a 22.000 euros de un solo pagador están obligados a hacerla. Si han percibido salarios, prestaciones o rentas de más de un pagador esta cantidad se rebaja a 11.200 euros anuales.

Se piensa que las prestaciones por desempleo no constituyen un rendimiento íntegro del trabajo, pero no es correcto, puesto que la norma tributaria establece que todas las contraprestaciones o utilidades dinerarias o en especie que deriven directa o indirectamente del trabajo personal o de la relación laboral se consideran rendimientos del trabajo. Como la prestación por desempleo se deriva de una relación laboral, se entiende como una renta más.

El desempleado debe de valorar aunque no se esté obligado a hacer la Declaración si le merece la pena presentarla porque, en algunos casos le puede salir a devolver.

Se destacan los siguientes supuestos

  • La prestación por desempleo es el único ingreso. Una persona desempleada que hubiera cobrado a lo largo del año más de 22.000 euros por la prestación con un único pagador, tendría que hacer la Declaración del IRPF en 2011. Es necesario puntualizar que la máxima cuantía mensual que recibe un desempleado con hijos se sitúa en torno a 1.400 euros. Por eso se puede afirmar que quien haya percibido dinero sólo del paro no tendrá que declarar de manera obligatoria.
  • Si hay 2 o más pagadores. Algunas personas han trabajado durante este año 2010 y se han quedado parados con derecho a cobrar prestaciones por desempleo. Otras han percibido la prestación y después han encontrado un empleo. El Estado es un pagador más, por lo que el contribuyente tiene la obligación de presentar la Declaración de la Renta si entre los ingresos por el trabajo y por el desempleo ha percibido más de 11.200 euros. Pero, si del resto de pagadores se ha cobrado menos de 1.500 euros, sólo está obligado a declarar cuando el total cobrado supere 22.000 euros.
  • Pago único. En los casos en los que el desempleado ha cobrado la prestación en la modalidad de pago único, estas rentas están exentas de declarar hasta el límite de 12.020 euros. El pago único solo se obtiene cuando el desempleado lo va a destinar a su integración en una sociedad laboral o cooperativa de trabajo asociado o a realizar una actividad económica como autónomo. Para tener derecho a esta exención, la situación se debe mantenerse durante al menos cinco años. En caso de que el pago único lo haya recibido desempleados con discapacidad que se convierten en trabajadores autónomos, no se aplica el límite de 12.020 euros y por lo tanto están exentas estas cantidades percibidas.
  • Han de hacer la Declaración los contribuyentes que tengan derecho a desgravarse. Con independencia de las rentas obtenidas o si el desempleado ha cobrado prestación, han de hacer la Declaración los contribuyentes que tengan derecho a deducciones por inversión en vivienda, por cuenta ahorro-empresa o por doble imposición internacional. También quienes hayan realizado aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, de previsión asegurados, de previsión social empresarial, seguros de dependencia o mutualidades de previsión social que reduzcan la base imponible, siempre que quieran ejercitar el correspondiente derecho.

Para saber más sobre el IRPF visita: Manual del IRPF