Con la finalidad de mejorar su experiencia de
navegación esta web contiene cookies.
Más información
Gestionar Cookies Cerrar

Procesos de Gestión Administrativa - (PGA)

Profesores Técnicos de Formación Profesional

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
PGA > Contratos Mercantiles > Resolución de Contratos de Arrendamiento Urbano
Resolución de Contratos de Arrendamiento Urbano Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Un inquilino abandona la vivienda antes del vencimiento pactado y deja dos mensualidades sin abonar

Un inquilino abandona la casa en la que vivía de alquiler debido a un procedimiento penal de violencia de género que le obligaba a ello antes de que venciera el plazo pactado en contrato de arrendamiento y deja dos mensualidades sin abonar.

La dueña del piso antes de que cumpliera un mes desde el abandono del piso presentó una demanda en los tribunales en la que solicitaba que se le pagasen los dos meses que faltaban para la finalización del contrato y una indemnización, ya que en el contrato se señalaba que el arrendatario quedaba obligado a satisfacer la renta de todo el periodo convenido, aunque abandonara la casa con anterioridad.

El inquilino alegó que había abandonado el piso por motivos justificados y solicitó que las dos rentas sin pagar se compensaran con la fianza.

Antecedentes:

En arrendamientos iguales o inferiores a cinco años, solo puede desistirse si hay acuerdo entre inquilino y propietario. Además, no es lo mismo abandonar la vivienda por necesidad que por capricho, en este caso concreto, quedó acreditado que un procedimiento penal le obligaba a ello.

El arrendador, ante el abandono, tendría que haber adoptado una actitud diligente para volver a alquilar la casa, algo que no hizo, ya que presentó la demanda en menos de un mes.

Sentencia:

Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo (sección 1ª), de 16 de julio de 2010, el arrendatario era quien tenía la razón. Así, y según se indica en la sentencia, la indemnización hacia el arrendador sí que procedería en caso de haber intentado un nuevo arrendamiento y haber resultado imposible por no encontrar inquilino.

Por lo tanto, la unión de ambos factores, por un lado la necesidad del abandono y por otro, la falta de diligencia en gestionar un nuevo arrendamiento, se concluye que no procede la indemnización por el importe de las rentas dejadas de percibir y se considera suficiente que el arrendatario pague una mensualidad. En cuanto a las dos mensualidades impagadas, el tribunal decide que se compensen con la fianza.