Con la finalidad de mejorar su experiencia de
navegación esta web contiene cookies.
Más información
Gestionar Cookies Cerrar

Procesos de Gestión Administrativa - (PGA)

Profesores Técnicos de Formación Profesional

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
PGA > Contratos Mercantiles > Garantía de los bienes comprados de segunda mano
Garantía de los bienes comprados de segunda mano Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Qué se entiende por bienes de segunda mano

La expresión segunda mano se refiere a un objeto, el cual puede ser material o inmaterial, que es transferido de una persona a una segunda, tercera o posterior al usuario inicial. Segunda mano también puede simplemente referirse a que (tanto objeto material o conceptual) ya no está en la misma condición en que estaba cuando fue adquirido por primera vez.

En el caso de los Vehículos, si vives en la UE y vendes como particular tu vehículo usado a un comprador que también vive en la UE, la operación está exenta de IVA tanto en tu país de residencia como en el del comprador, pues se considera de segunda mano un vehículo si se vende en un plazo superior a seis meses desde su puesta en circulación y tiene un kilometraje superior a 6.000 km.

Garantía de seis meses o de un año

En la venta de productos nuevos, cuando el vendedor es un profesional, este responde de las faltas que pueda tener el producto durante el plazo de dos años, pero si el mismo profesional nos vende un bien, de segunda mano, comprador y vendedor pueden pactar el plazo de garantía, pero en ningún caso podrá ser inferior a un año desde el momento de la entrega.

La ley establece que, salvo prueba en contrario, las faltas de acuerdo (por incorrecciones, fallos, otros) que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega del producto, sea este nuevo o de segunda mano, ya existían cuando el artículo se entregó.

Si la compra se realiza a un particular, la garantía del bien adquirido será de seis meses, salvo pacto entre comprador y vendedor que amplíe este plazo.

En el caso de los bienes nuevos, el usuario puede elegir entre la reparación del producto o la sustitución, salvo que una de estas dos opciones resulte objetivamente imposible o desproporcionada. Pero cuando el bien adquirido sea de segunda mano, la sustitución no será exigible. El comprador también podrá optar por una rebaja en el precio y, si la falta de conformidad es grave, por la resolución del contrato.

Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios rige, si el artículo se compra a un profesional, en caso de adquirirlo a un particular, solo rige el Código Civil.

Bienes con garantías exclusivas

En el caso de objetos concretos como una vivienda o un coche la legislación concreta la definición de segunda mano. Así, para entender qué es considerado como “vivienda nueva”, desde el punto del vista de la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido, tiene que ser la vivienda de la primera entrega o primera transmisión, es decir, la realizada por el promotor al comprador, y que tiene por objeto una edificación cuya construcción o rehabilitación está terminada.

La adquisición de una vivienda de segunda mano es un caso particular respecto a la garantía. Cuando se compra un piso usado, el nuevo propietario adquiere los derechos que tenía el primero y, si la casa tiene menos de diez años, podrá reclamar en función de los desperfectos que tenga.

Para las viviendas nuevas, la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación establece unas garantías por daños materiales ocasionados por vicios y defectos en la construcción. El segundo comprador y los sucesivos disfrutarán de los mismos derechos que el primero. El plazo de garantía varía en función del tipo de defecto que se registre en la casa.

  • El constructor responderá de los daños materiales por vicios o defectos de ejecución que afecten a la terminación o al acabado de las obras en el plazo de un año.
  • Los agentes que intervienen en el proceso de la edificación responden de los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones que ocasionen el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad que establece la Ley. En este caso, el propietario tiene tres años para reclamar.
  • Durante diez años, la garantía cubre los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos que afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales y que comprometan directamente la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.
  • Si la vivienda tiene más de diez años, el comprador no podrá reclamar estos derechos, como tampoco podría hacerlo el primero. No obstante, tiene seis meses durante los cuales el vendedor está obligado a responder de los vicios leves y ocultos, así como a repararlos.