Con la finalidad de mejorar su experiencia de
navegación esta web contiene cookies.
Más información
Gestionar Cookies Cerrar

Procesos de Gestión Administrativa - (PGA)

Profesores Técnicos de Formación Profesional

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
PGA > PGA > Procesos de Gestión Administrativa > El autoempleo femenino clave para salir de la crisis
El autoempleo femenino clave para salir de la crisis Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Crisis económica busca solución...

La tasa de empleo masculina en España se sitúa en el 54,2% frente a la femenina que se sitúa a más de 12 puntos (41,7%). En cuanto al trabajo autónomo, el porcentaje de mujeres afiliadas al régimen especial de trabajadores autónomos de la Seguridad Social se sitúa en el 33,9% frente al masculino que se sitúa a más de 32 puntos (66,1%). Si estos números no nos parecen lo suficiente mente ilustrativos de la escasa representatividad de la mujer en la vida laboral, cabe indicar que la presencia de la mujer en los órganos de decisión, es decir, en aquellos puestos en donde se marcan las estrategias y se toman decisiones relevantes, no pasa de un 5%. La discriminación en las estructuras empresariales provoca que se exija a las mujeres unos niveles de competencia extremos, rechazándolas en aquellos sectores de actividad que están masculinizados, y si esto fuera poco supongámosle a la mujer trabajadora su histórico hándicap añadido la conciliación de la vida laboral y familiar.

Pero a estas cifras, que bien pudiera parecer la reflexión de todos los días, es necesario unirle un ingrediente que parece haberle pasado a todo el mundo desapercibido, pero que, sin duda, es muy importante. Durante la crisis, nueve de cada diez (89,2%) autónomos que se han visto obligados a cerrar sus actividades Económicas en 2010 han sido hombres. Esto indicar no solo que los sectores más castigados tenían escasa presencia femenina, sino que además, los negocios constituidos por mujeres están siendo capaces de mantenerse a flote frente al profundo oleaje de la presente crisis, demostrando así, su plasticidad, credibilidad y solvencia.

La moraleja a extraer de esta reflexión es que el autoempleo femenino se presenta dentro de este escenario de profunda crisis como una fórmula inteligente y aprovechable para muchas desempleadas. Revelándoles una oportunidad magnífica de intervenir en la economía como protagonistas directas de la generación de empleo y riqueza.

Una vez detectada la oportunidad, facilítense los trámites para la creación de Actividades Económicas a mujeres, permítanse créditos blandos a dichos proyectos, acelérense las ayudas y subvenciones a dichas actividades. No nos quedemos mirando cómo pasa el tren, pues una vez que el factor da la confirmación ya no hay vuelta atrás y el tren, una vez más, se va.